Chaqué:
El origen parece ser que se remonta al siglo XIX, y era utilizado, en un principio, como indumentaria para montar a caballo en la Corte Británica. Es un atuendo de vestir de ceremonia, muy utilizado en bodas, actualmente.

Los chaqués han evolucionado sobre su "formato clásico" al extenderse su utilización. La parte que más novedades ha incorporado es el chaleco, dándole un toque de "color" a este tipo de vestimenta. Podemos verlos en una amplia gama de colores y matices.
Esmoquin:
Traje masculino de etiqueta compuesto de una chaqueta con solapas de seda brillante y un pantalón con galón de raso en las costuras exteriores;

Suele ser de color negro y llevarse con una camisa blanca con humita (moño o pajarita) y faja plisada.
Levita:
La levita apareció también en el siglo XIX, adaptándose de una chaqueta militar y convirtiéndose en prenda de etiqueta masculina.

Se hacía de varias formas, pero básicamente era una prenda de manga larga, hasta la rodilla, con faldones, cuello, solapas, botones y abertura detrás. Semejante al chaqué, pero con el delantero recto.